×

Chimichurri: La receta de Walter

Nadie puede discutir que el CHIMICHURRI es típicamente argentino y nos identifica en el
mundo.

Lo difícil es saber el verdadero origen de la receta y de donde surge ese nombre tan particular.

En mis largos años vividos en la Patagonia argentina tuve oportunidad de encontrarme y
compartir agradables momentos con descendientes directos de europeos que poblaron esos
inhóspitos territorios cuando nadie quería habitarlos. Ingleses, escoceses, galeses, alemanes,
suizos, franceses e irlandeses eran mayoría frente a los españoles o italianos a diferencia de
otras zonas del país.

Fue un gales (Nantlais Evans), quien en un asado entre amigos, en el año 1986, me dijo cual
era el origen de la palabra chimichurri. Con la mayor seriedad, sapiencia y casi en tono de
secreto, me dijo lo siguiente:

Los británicos llegados a la argentina a principios del siglo XIX se adaptaron rápidamente a
comer y gozar de un buen asado, pero no así al idioma. Su costumbre era ponerle salsa a las
carnes que comían, entonces diseñaron una salsa para acompañarlas con ingredientes
autóctonos y para no abusar de la imaginación la llamaron “curry”. Por lo tanto cuando
sentados a la mesa pedían su salsa decían GIVE ME CURRY o utilizando alguna palabra en
castellano decían CHE MI CURRY. La deformación y argentinización de la frase dio origen al
nombre del CHIMICHURRI.

Luego de un tiempo me confesó que era algo inventado por la tradición británico-argentina, y
que seguramente provenía de alguna sobremesa luego de un asado y grandes cantidades de
vino.

También hay otra teoría sobre el origen de nuestra preciada salsa:

Un irlandés llegado a la Argentina después de 1840 y con muchas ganas de disfrutar de un
asadito, descubrió que solo le ponían sal a la carne. El estaba acostumbrado a la novedosa
salsa Worcestershire (Ref.44) para acompañan sus beefsteak (bifes), entonces pidió
condimentos variados, los mezclo e invento una salsa. Este inventor gastronómico se llamaba
James McCurry, en casa le decían Jimmy y sus amigos argentinos Yimi Churri, de ahí el origen de CHIMICHURRI.

No conozco más teorías que estas, pero cualquiera de ustedes puede elegir la que más le
guste, aprenderla de memoria y repetirla en cualquier reunión como una verdad absoluta,
probablemente no habrá nadie que pueda discutirla o descalificarla.

Pero vayamos a lo más importante:
¿Cuál es la receta verdadera del chimichurri?
¿Qué ingredientes y condimentos lleva?

En España hay problemas para ponerse de acuerdo con los ingredientes de una buena tortilla,
y ni que decir de una controvertida paella.En Italia se discute cual es la región que hace la mejor pasta o la mejor pizza.
En Alemania se pelean por ver quien hace las mejores salchichas con chucrut.
En Inglaterra no hay acuerdo en cual es el mejor Tikka Masala (ja,ja,ja)

Pero gracias a la simplicidad de la receta del chimichurri, no podemos variarla demasiado ni
hacer muchos inventos.

Hay recetas muy básicas para hacerlo, ya que lo que se quiere lograr es poner un toque de
creatividad al arte milenario de asar una carne al fuego o a las brasas. Lo básico de donde
partimos es que para un buen asado solo se necesita carne y sal además del fuego. El
chimichurri nace como una forma de “tunear” la carne. Hay fanáticos de esta salsa y también
fervientes detractores o “puristas” que solo usan sal.

Ahora les dejo la receta SECRETA de mi chimichurri personal, seguramente será parecida o
igual a otra existente en algún libro o internet, pero esta está avalada por dieciséis años de
existencia y alabada por miles de personas que han pasado por nuestro restaurante
Tehuelche.

Estoy orgulloso del resultado positivo de esta receta, aunque confieso pertenecer al bando de
los “puritanos”… solo carne y sal


UN CHIMICHURRI DE 10……(INGREDIENTES)

  • Primero el listado de cosas que debemos tener a mano:
  • Batidora-licuadora- procesadora-thermomix o similar (según país y posibilidad)
  • 100 g de perejil, un ramito del cual usamos solo las hojas
  • 5 dientes de ajo
  • 1 cucharada sopera rasa de laurel molido (Ref.48)
  • 1 cucharada sopera rasa de sal fina
  • 1 cucharada sopera colmada de pimienta negra molida
  • 4 cucharadas soperas colmadas de pimentón dulce molido (Ref. 58)
  • 4 cucharadas soperas colmadas de ají molido argentino o similar (semi-picante)
  • 8 cucharadas soperas colmadas de orégano en hojas
  • 300 ml de vinagre de vino o manzana
  • 800/1000 ml de aceite de girasol (Ref.84)

 

ELABORACIÓN

Moler en la procesadora (vaso 2 litros) las hojas de perejil y el ajo con 200 ml de vinagre a
velocidad media. Agregar 500 ml de aceite y mezclar a velocidad baja durante 30 segundos.

Añadir todos los otros ingredientes, el resto de vinagre y el aceite, mezclar a velocidad muy
baja durante dos minutos hasta que quede uniforme.

Verter en un recipiente cómodo para guardar. Agregar más aceite si se espesa con el tiempo.
Antes de utilizar, agitar el recipiente con energía, previa verificación de la tapa, ya que si no lo
hacemos provocaremos una mancha roja eterna en el techo de la cocina. Pasar a un tazón
pequeño con una cucharita para que se sirvan a gusto con pan o encima de la carne.

Consejo: No poner sobre la carne mientras la estamos asando, suelen quemarse los
ingredientes en la parrilla y dan un sabor amargo.


Referencias:

(Ref.44) Se descubrió por olvido/error de los Srs. Lea y Perrins en 1835 (ver Google). Se hizo
famosa y comenzó a exportarse a partir de 1839.
(Ref.48) Si no tienen laurel molido, agregar cinco hojas en el recipiente donde guardaran el
chimi
(Ref.58) Cambiar por dos cucharadas de pimentón picante, solo si tienen paladar indio o
mexicano.
(Ref.84) Si es de maíz, mejor. Si es de oliva, peor, queda muy amargo.
(Ref.) Como podrán ver, no me gustan las referencias correlativas.

There are 2 comments

  1. Muchas gracias por compartir la receta! Ya la probaremos algún Domingo con un asadito en casa. Ahora solo falta conseguir la carne Argentina acá en Curryland…

  2. Aunque también pertenezco al bando más puritano de la carne y la sal (sobre todo en carnes rojas de animales entrados en edad), no dejo de reconocer que la buena inventiva de los grandes chef, hace las delicias de los paladares más exigentes.

    Probaremos la receta y lo mezclaremos con una carne a la altura de esta salsa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *