×

Fin del Mundo

Juguemos, solo juguemos a que el día xx/xx/xxxx se termina el mundo, un gran cambio provocará la muerte de todas las personas, absolutamente todas las personas que habitan el planeta tierra morirán, no quedara nadie vivo.

Juguemos, solo juguemos a pensar con quien o quienes nos gustaría pasar ese último día, que ropa nos pondríamos, qué artículo o cosa útil o importante tendríamos en nuestras manos o con nosotros.

Juguemos a pensar que haríamos desde hoy para esperar ese día, que actitud hacia los demás tendríamos, que diríamos sin tardanza a nuestros seres queridos, que esperaríamos de los que nos rodean sabiendo que ellos también saben que el mundo se termina el día xx/xx/xxxx

Juguemos y gocemos porqué ese día se terminarán los dolores en el cuerpo, nuestras enfermedades, nuestra toma de pastillas diarias, nuestro régimen constante, nuestro envejecimiento.

Juguemos y riamos porque ese día los banqueros y los que manejan este mundo no tendrán a quien cobrarle nunca más, todas sus perversidades y manipulación hacia pueblos y personas se terminarían, la deuda externa de los pueblos se terminarían, y al mismo tiempo los países, sus guerras, odios y conflictos dejarían de existir.

Juguemos y riamos porque ese día los dirigentes, los políticos, los poderosos, los empresarios ambiciosos, los codiciosos que se quedan con lo ajeno, los que no compartieron y acumularon riquezas se quedaran sin su “todo” y no les servirá de “nada” lo que acumularon, los títulos y rangos ni lo que “son”.

Juguemos, solo juguemos a que el xx/xx/xxxx se termina el mundo, juguemos a no solo mirar las miserias humanas de los “importantes” sino a mirar nuestras propias miserias, mezquindades, odios y falencias.

Pero propongámonos jugar de verdad, sabiendo que tal vez, solo tal vez, ese día no se termine nada, pero jugando, solo jugando como cuando éramos chicos, habremos cambiado para bien y habremos visto que el mundo cercano que nos rodea de otra forma.

Juguemos, solo juguemos y pensemos que antes del xx/xx/xxxx podemos cambiar nuestras actitudes hacia los demás, podemos practicar el amor desinteresado.

Juguemos a darle menos importancia a las cosas materiales, desprendámonos, regalemos, tiremos todas las cosas materiales que nos hizo comprar la sociedad consumista y manipuladora, la que nos hizo y hace creer que esas cosas son necesarias para vivir felices, estar actualizados, desarrollarnos y tener mejor “calidad de vida”

Juguemos a cambiar prioridades, actuemos como si cada gesto hacia las personas sea el último y que así nos recordarán, como si cada encuentro con las demás personas fuera nuestra última oportunidad de decirnos algo importante, gentil o amoroso.

Juguemos y soñemos que el día xx/xx/xxxx el mundo será más justo porque las personas se habrán despojado de toda ambición futura, de todo interés mezquino, de toda actitud especuladora.

Si ese día xx/xx/xxxx el mundo volviera a ser poblado por seres humanos íntegros seguro se nos daría otra oportunidad.

Juguemos, solo juguemos, porque tal vez al día siguiente del xx/xx/xxxx salga el sol como siempre, pero este juego habrá sido una oportunidad para cambiar, para el mundo y para nosotros.

Walter Gaydou

Marbella, algún día antes del xx/xx/xxxx 

*Escrita en Enero de 2018*

There are 2 comments

  1. Me encantó, y cuán actual es.
    Te mando abrazos y que esta pandemia deje esa enseñanza.

  2. agradecida de tu reflexión amigo/hermano …. tal cual .. y agrego desde mi profundo sentir ..tal vez juguemos a que lo más importante es saber QUIENES SOMOS PRIMERAMENTE.. Lástima que la educación es un cuento al revés .. quizás si empezáramos por allí descubriríamos algo increible..quizás si comenzáramos por allí nuestra vida sería tan distinta..quién soy ?? cuánta belleza tengo /tenemos para compartir ?? HASTA SIEMPRE WALTER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *